“¿Zombie Jobs with a rotten Apple?” o “¿Steve Jobs zombi con una manzana podrida?”

Empiezo por lo que podría ser la conclusión: No estoy pensando —por ahora— en cambiar mi Mac Pro, iPhone4, iPod Touch y iPod mini pero… ¿por qué se ha hecho todo tan complicado en Apple?.
Empecé a quejarme de esto a mis amistades (via Facebook) hace unas semanas. Afortunadamente un amigo me ha pasado un enlace del 13/09/2012 en Wired (Am I an outlier or are Apple products no longer easy to use?) que me confirma que no soy idiota, que no soy el único que está encontrando las cosas de Apple innecesariamente complicadas desde hace no mucho.

¿Por qué tengo todo Apple?. Aunque me he pasado toda mi vida usando a la vez Windows (en casa) y Apple (en el trabajo), cuando me quise comprar un ordenador para trabajar en casa pensé que Apple me vendría mejor para editar vídeo, por poder RAM sin límites. Con el tiempo empecé a manejar muchos datos, una laaaarga lista de contactos de teléfono, bases de datos, listados de grupos, varios calendarios… No quería ni imaginarme lo que sería sincronizar todo eso manualmente, así que opté por un iPhone. Me sonaba que Snow Leopard ya sincronizaba la agenda via iTunes… bueno, sí, la teoría es esa, la realidad es que no me lo hacía. Pregunto en una tienda Apple y me dicen que eso lo arreglo con iCloud, pero para eso debo instalar Lion. Y ahí se empieza a liar todo: Instalo Lion y dejan de funcionar programas tan normales como Stuffit Expander. Pero también pierdo la configuración de la impresora, que tengo que reinstalar de otra manera. Los daños colaterales llegaron hasta el iPhone que tuve unas semanas sin poder actualizar las apps, que iTunes no era “capaz de determinar”. (?)

Se ha hecho imposible lo de las fotos con iPhoto, que te las organiza en carpetas llamadas “Carrete 112″, “Carrete 113″… en lugar de todas juntas. Y sin manera de organizarlas de otra manera, supongo que para que haya que utilizar sí o sí. Sincronizando calendarios via iCloud resulta que duplicaba mis contactos, casi todos aparecían dos veces, uno junto a otro. Y según el artículo de Wired, los problemas pueden ser muchos más. Ya me los iré encontrando, me temo.

Sé que las soluciones a esos problemas los puedo encontrar con Google, buscando, probando, etc. Pero precisamente la razón de pagar más la elegí para ahorrar tiempo. Si ahora resulta que para cada problema que aparece tengo que dedicarle horas y horas para buscar alternativas y soluciones… la experiencia acaba haciéndose muy muy frustrante.

Comments are closed.